CATACLISMO

57 BIENNALE 2017. VIVA ARTE VIVA

rxc0MWxoS4i8VrMBkSRcWw_thumb_6af9

 

57 BIENNALE 2017. VIVA ARTE VIVA
Rocío de la Villa

Bajo el título “Viva Arte Viva” la comisaria de la 57 edición de la Bienal de Venecia Christine Macel rinde tributo a los artistas, oponiéndose a la tendencia general que en las últimas décadas ha dado protagonismo a los curators; y después, como fruto de la imparable mercantilización del arte, a los coleccionistas. Pues son ellos, los artistas, de quienes, al cabo, depende todo el sistema del arte.

A lo largo de la exposición, que comienza en el gran Padiglione de los Giardini y continúa, como es tradicional, en el Arsenale, la noción de creación va desplegándose, desde el aislamiento hasta la colectividad y la creatividad ritual. En el Padiglione, un acierto es la sala audiovisual, donde se da voz a cada uno de los artistas y colectivos que participan en esta edición. Pero en toda la exposición encontramos mucha obra de cada artista, bien representad@. Hay algunas sorpresas y descubrimientos. En otros casos, se trata de reafirmaciones de propuestas ya planteadas en las últimas Biennale y Documenta. O bien, de homenajes explícitos.

Como el que se dedica a Kiki Smith en una de las salas centrales del Padiglione. La artista estadounidense bien hubiera podido ser galardonada por el León de Oro –concedido este año a la gran Carolee Schneemann–, si no hubiera una larga lista de espera de artistas mujeres con las que el arte contemporáneo y la bienal centenaria están en deuda.

Según datos publicados en la revista Artsy, en la exposición de Christine Macel hay un 35% de artistas mujeres de los 120 artistas y colectivos que participan, ligeramente inferior a la pasada edición de 2015 con un 37% y muy por debajo del paritario 43% en 2009, que luego cayó hasta el 26%. Por tanto, nada especial que celebrar. Destacamos las propuestas más interesantes.

 

PADIGLIONE:

KIKI SMITH

1P2uGdvIQkuM3xoUSTqJcw_thumb_6b23

s8+PIBF0RYWwYwGsfeEsUA_thumb_6b50

cnEGP6btTQCn0bmMVENlxg_thumb_6b65

nwfLt8rqTw+EaI9YRizvRw_thumb_6b28

1GSKZC2vRNab2Vk0qHeCpA_thumb_6b1d

oDjeUToGao+le95qV4Q_thumb_6b1e

13+0pSRtQNSVYrZY%6zycw_thumb_6b1b

 

También en el Gran Pabellón, destacamos el vídeo de la artista rusa Taus Makhacheva (1983), Tightrope, 2015, que obviamente se ajusta bien a la tesis curatorial.

qs59wBAcSvuGWgyApFWmNw_thumb_6b24

bV8kdmddSX6We8x5FwhSKg_thumb_6b31

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_6b2c

 

Como también ocurre en la instalación de la pareja Yelena Boroyeva (1959) y Viktor Boroyev (1959, El artista está durmiendo, 1996.

UkVkoy2+R72lUJR1z3+qag_thumb_6afb

Otra interpretación es la que han realizado Katherine Nuñez e Issay Rodríguez con Entre las líneas 2.0, 2015-2017.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_6b02

OwGpU1gqT1a6rFXvHCkw8Q_thumb_6ad7

 

ARSENALE

En el Arsenale se van sucediendo grandes espacios monográficos, los dedicados a artistas mujeres aumentan conforme avanzamos.

Muy elegante es la sala dedicada a Thu Van Tran (Vietnam, 1979, vive y trabaja en París).

kvzozF7VTnmqc0MIu+T5Gw_thumb_6957

nTFiZW4VQlCOhVzG7ff6Gw_thumb_695b

Avanzando, en el políptico de la estadounidense Michelle Stuart (1933), Ring of Fire, 2008-2010 –y en otros muchos trabajos– también se refleja una apuesta clara por la naturaleza y el ritual.

ViSGE87aREelmlRhe0TJLg_thumb_6939

Hacia la mitad del recorrido en Arsenale, abundan las propuestas muy marcadas desde una perspectiva de género, o abiertamente feministas.

Después de representar a su país en la Biennale de 2009, la artista neozelandesa Francis Upritchard (1976, reside en Londres) vuelve a tener protagonismo en esta edición.

1%3WPqGsSbyA5SGS9LI91w_thumb_693d

Muy saturado es el pasillo que nos hace recorrer la artista rusa Irina Korina (1977) en su instalación Buenas intenciones, 2017.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_6945

La artista china Guan Xiao (1983) indaga sobre la mistificación y la mercantilización souvenir de le escultura de Miguel Ángel en su vídeo David, 2013.

jO1GqgggR1u%pZE4vRkidA_thumb_6940

Y es auténticamente impactante, sutil y elegante, la intervención de la portuguesa Leonor Antunes (1972) en el pasillo central.

6ffaPz3CQFuVwDVzyby7Fw_thumb_6955

3lT5KWyuQs2Lk8rQUPhJSg_thumb_6947

6FiyEgfUSzabdiMTi4ALqA_thumb_6954

55XaPDxfRc+R%3Wg6qA_thumb_6941

 

Junto a esta maravillosa intervención, en un flanco, muy bien acompañada está Teresa Lanceta con una decena de sus siempre inspiradores tapices.

mgLf+%tDThWTKo9RE9Ublg_thumb_692f

De alguna manera, su trabajo inaugura toda una vertiente de propuestas textiles y artesanales, como la pieza reciente, pero perteneciente a la serie ya muy conocida de porcelanas reconstruidas de la coreana Yee Sokyung (1963).

snSRua6wTjWjocK5WD7YZw_thumb_692d

También a partir de este momento en el recorrido se produce un giro hacia el “impulso dionisiaco” en la creación, como bien muestran los motivos vegetales de la artista india, que trabaja en Nueva York, Rina Banerjee (1963).

hykozhQBQqqYjsDFhrPFiA_thumb_6953

4c3ivt4RRFyOHgaPNzSf9Q_thumb_693b

6mt0iMWARti3zmwtfmQoBg_thumb_692b

La poética del cuerpo y el sexo corre a cargo de la artista libanesa, que reside en Los Ángeles, Huguette Caland (1931) con dibujos de la década de los setenta, maniquíes con diseños de vestuario y otras obras de los noventa.

HqeVkEFfQfugoUJOKQpFkA_thumb_6922

VP6ezjitT869zJ+XcCZntw_thumb_6916

KPV6gL50RIqc2Tli8QWxig_thumb_68f7

w9TpIgyTT9CwygtHgjxJlQ_thumb_68e6

cugIvFmrTlSUWqKXVGFehQ_thumb_68f6

8ScSZYY4Tn2PRN+T%JqZdQ_thumb_6905

adWjWBHyTXyzKKs8+rnNpw_thumb_68dc

Continuando con lo textil, también hay una importante representación del trabajo de la artista suiza Heidi Bucher (1926-1993).

FWMbLNU0S0OMBMmI8gRHLg_thumb_68df

O239n6QtQKG7fdeKK8023Q_thumb_68e7

ClVZYx1BSwyg+HVAW3EtIA_thumb_68eb

VXsVGqqeS9a8EVmm4mHN1w_thumb_68dd

La estética de los objetos cotidianos y los recuerdos, dionisiaca por musical, también se expresa en el panel de audiocasettes de Maha Malluh (1959).

u+wreQjHRH2pyweNH1Dc7w_thumb_68f3

De la estadounidense Eileen Quinlan (1972) se muestran fotografías intimistas y poéticas.

T0pSlwpHTwCeCp5wouKINw_thumb_68e2

Frente a este trabajo, se encuentra la entrada a la Gruta profunda de la artista francesa Pauline Curnier Jardin 2011-2017. Dentro, encontramos un film.

R%WsCgOrTLiBqbXONxMyhg_thumb_68d2

La cubana Zilia Sánchez (1926), residente en San Juan de Puerto Rico, expone piezas de sus series Topologías (1982-1990), Amazona (1967-2009), Eros (1976-1998) y el políptico Troyanas, 1999.

FdojVRBUSkeLYfFGLCQ3Aw_thumb_68b3

lZxmwo9lTYaIeUu7YOyFcw_thumb_68ba

MIx4lY%vRuOsOnco558Icg_thumb_68c1

tj8itMHwTw+7EQ3U31Ly2g_thumb_68ca

La artista turca Nevin Aladag (1972), residente en Berlín, propone Traces, una interesante videoinstalación en la que recoge la producción de música al azar.

4bJXJcKHSkuXrQh4HJvZKA_thumb_68b8

iHuAia4yQ82Eg18iINYv0g_thumb_68c4

También en la escultura de la británica Karla Black (1972), el azar parece tener un papel relevante.

9NLoNNupQ0mxq6uXPuQ_thumb_68c7

El color en variados formatos y materias parece ser el hilo conductor en la penúltima sección.

En el trabajo de la estadounidense Nancy Shever (1943).

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_68b1

lj8Mf4ATSne75G2V0%Ml1g_thumb_68bd

wKERhXbZTFO3CgvrmOYpdQ_thumb_68aa

2Tc3AGNuRTOf2eUEBxr1%g_thumb_68a9

8oXeLNOWRxmY1+%jJLX3Vw_thumb_68d7

En la videoinstalacion de la artista turca Hale Tenger (1960), Globos en el mar, 2011.

TareLqYZQyifXHW9r5i9rQ_thumb_68bc

En las piezas de la estadounidense Judith Scott (1943-2005), en esta edición claramente homenajeada.

uNpdsLQJSG+Tp5WxpA0WNg_thumb_68c6

FLv22K5zQ%eTZinVslii0Q_thumb_65d3

ItQxwZ+TRjOacwrcFz13TA_thumb_68c5

rp9WkHvPS0+tKsHNZG0yrw_thumb_65ac

 

Y en el gran environment textil creado por la estadounidense Sheila Hicks (1934), residente en París, e interesada por cuestiones de percepción visual y háptica.

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_68d4

i1sb20nnQoeFvk0A55tY+g_thumb_68d3

Para finalizar en el monocolor de la alfombra de polvo iluminada y la cortina plateada de Edith Dekyndt.

iPas5lmERDGOjMM%OPlD0A_thumb_65c6

uN7snViwTWuv6bnAQ9KA2g_thumb_65c3

Por último, ha sido todo un acierto elegir las instalaciones narrativas de la argentina Liliana Porter (1941) para cerrar el recorrido.

oTJMC6%JQdeuhMSxooobBQ_thumb_65b2

bavpORGaTpGV%dZrHGNm%Q_thumb_65bc

JnwlMGe3T5C0mXajrp2kzw_thumb_65b9

57 Bienal de Venecia. Del 13 de mayo al 26 de noviembre de 2017.

 

Introduce tu comentario

Por favor, introduce tu nombre

Debes introducir tu nombre

Por favor, introduce una dirección de e-mail válida

Debes introducir una dirección de e-mail

Por favor, introduce tu mensaje

MAV Mujeres en las Artes Visuales © 2017 Todos los derechos reservados


Diseñado por ITCHY para m-arte y cultura visual