CATACLISMO

LA NOVIA DEL VIENTO

HOMENAJE A LEONORA CARRINGTON

LA NOVIA DEL VIENTO
Cristina Riveiro

Así llamaba Max Ernst a la última superviviente del surrealismo, a la mujer que le puso universo a la pintura, a la escultura y a la escritura. Hace unos meses se cumplía el centenario de su nacimiento. Leonora fue de origen británico (Lancashire) pero estuvo afincada en México, en donde residió más de 40 años, hasta que fallece en el año 2011 a causa de una neumonía.

Leonora navegó en un universo fantástico en donde las tradiciones de magia y de brujería mexicanas tuvieron su relevancia, aunque para ella cada lugar tenía una tradición que era mágica en sí misma, y por ello, de manera inevitable, en nuestra herencia siempre estará acercarnos a lo desconocido.

Carrington empezó a experimentar con la pintura desde muy joven, en un periodo en el que ya luchaba por no asumir las imposiciones de las convicciones del mundo masculino. Ella era capaz de crear un teatro de imágenes con una personalidad rebelde y subjetiva, donde se daban cita el escepticismo, la alquimia, los opuestos, lo espiritual, lo metafísico, lo sobrenatural, el humor… y un montón de elementos que lograron llevar al límite la verdad más simple.

Tras la aprehensión en Francia de su esposo Max Ernst, Leonora fue ingresada en un sanatorio psiquiátrico en España (Santander). Durante su matrimonio con Ernst, entra en contacto con exponentes del surrealismo como Duchamp, Dalí o Breton y pertenecerá al conocido grupo de Kunstler Bund, aunque en Londres, no expuso nunca de manera individual hasta el año 1990.

Para viajar a México tuvo que casarse con el escritor mexicano Renato Leduc, de quien se divorcia prácticamente al año siguiente de su matrimonio, y se casa finalmente con el fotógrafo Weisz.

En México, la artista encuentra la amistad de Remedios Varo, otra de las grandes pintoras surrealistas, y de la fotógrafa Kati Horna; con ellas se abren las puertas a otros mundos imaginarios y al encuentro de ese especial vocabulario mitológico suyo, que impacta en su forma de pintar las cosas. También comparte una especial amistad con el cineasta surrealista Luis Buñuel y con Alejandro Jodorowsky. Este último le dedica un capítulo en su libro “El maestro y las magas”.

Leonora Carrington_Autorretrato, 1937-1938

La pintora realizó fundamentalmente obra de caballete y también murales inspirados en leyendas y mitos. Ya en la etapa final de su vida es cuando incursiona también en la escultura.

La última surrealista falleció el 25 de mayo de 2011, a los 94 años. En febrero de 2016 sus hijos Gabriel y Patricia Weisz crearon la Fundación Leonora Carrington para promover y difundir las artes y apoyar actividades educativas y de investigación artística, así como para acercar a la gente el universo de la pintora.

Creadora de un vocabulario y un imaginario muy personal, Carrington nunca quiso ofrecer posibles interpretaciones de sus obras. Crear y descubrir con ello, ese era su universo.

 

 

Introduce tu comentario

Por favor, introduce tu nombre

Debes introducir tu nombre

Por favor, introduce una dirección de e-mail válida

Debes introducir una dirección de e-mail

Por favor, introduce tu mensaje

MAV Mujeres en las Artes Visuales © 2017 Todos los derechos reservados


Diseñado por ITCHY para m-arte y cultura visual