CATACLISMO

ELLA, QUE VIVÍA DENTRO DE UN CUADRO

Casa Rietveld-Schröder6

ELLA, QUE VIVÍA DENTRO DE UN CUADRO
Cristina Riveiro

La vida corre en Wilhelmina Park, en Utrecht (Holanda), con árboles que cuentan historias de silencio, custodian besos, guardan celosamente espacios de luz que se esconden con las sombras, hablan de posmodernidad, arte y nostalgia.

Junto al sendero del parque se alza la estatua, esculpida por Mari Andriessen, de Koningin Wilhelmina, la reina Guillermina (1880-1962) que reinó en los Países Bajos y que tuvo un destacado papel en la resistencia holandesa frente al invasor alemán en la II Guerra Mundial, lo que le hizo ganarse la simpatía del pueblo holandés. El retrato de una reina sin corona, sencilla y con voluntad, que observa el paso del tiempo.

Al otro lado del parque se encuentra la calle Prins Hendriklaan, un lugar tranquilo en donde un cuadro de Mondrian se convierte en una casa de arquitectura moderna en mitad de las clásicas construcciones que rodean al parque. Sus colores (rojo, negro, azul…) y sus formas asimétricas perfectamente armonizadas parecen ocultar que la casa fue construida en 1924 y que esa vivienda particular es patrimonio de la humanidad según la UNESCO. ¿Cómo es posible algo así datando de aquella época? Sí, lo es. Es la Casa Rietveld-Schröder.

Casa Rietveld-Schröder1

Para quienes no lo sepan, Gerrit Rietveld fue un conocido arquitecto y diseñador holandés perteneciente al movimiento artístico de vanguardia (De Stijl), basado en el arte puro o arte total. Pero, ¿y quién es Schröder? Truus Schröder es la mujer que vivió en esa casa durante más de seis décadas, y que junto con Rietveld, la diseñó con una estética inesperada, de dimensiones cambiantes y llenas de colorido. Una mujer amante del arte, de personalidad marcada y lejos de los condicionamientos convencionales. Se dice que ambos mantuvieron una relación más allá de la amistad.

Casa Rietveld-Schröder2Casa Rietveld-Schröder4

Rietveld, como Mondrian, se expresaban mediante colores primarios, los colores del Universo (azul, rojo y amarillo) en combinación con los acromáticos (blanco, gris y negro). La casa, esta casa, es un icono hoy en día de la arquitectura neoplástica, en donde se plasman en consonancia lo desigual y lo estético. Construida en acero, ladrillo y vidrio combina los planos horizontales y verticales de una forma equilibrada y se configura en torno a planos que hacen de ella un estandarte de lo distinguible y de lo único. La casa comprende espacios flexibles que no atienden a distribuciones jerárquicas. Existen dos niveles, dos pisos, con muebles y objetos modernos y funcionales, uno para cocina, comedor, estudio y sala de lectura, y otro para dormitorios separados por particiones portables que permitían a los niños sacarlas durante el día para tener un área de juego libre y volver a guardarlas en la noche delimitando de nuevo los espacios, unos espacios que cumplen perfectamente las líneas del movimiento moderno al ser transformables y estar compuestos por planos independientes.

La casa Rietveld-Schröder es una composición en tres dimensiones de un cuadro de Mondrian, una pintura hecha vivienda, abstracta, armonizada entre lo horizontal y vertical, lo masculino y lo femenino, entre Rietveld y Schröder.

Casa Rietveld-Schröder5Truus Schröder y Gerrit Rietveld

Truus Schröder nació en 1889 en Deventer, una mujer con carácter, con las ideas muy claras, con una visión transformadora en una época convulsa. Cursó estudios de farmacia y estuvo casada con un abogado, del que luego enviudó, y con el que había tenido tres hijos. Tras el fallecimiento de su marido decidió vender la casa que tenían y se puso en contacto con Gerrit Rietveld para comenzar el diseño de la nueva vivienda en donde se instalaría con sus hijos. Gerrit acabaría trasladando también su estudio a la casa en los últimos años de su existencia.

Truus Schröder sabía perfectamente lo que quería, amaba profundamente el arte y desafió la tradición haciendo de su hogar un sello de vanguardia.

Gerrit murió y Schröder continúo viviendo allí hasta el fin de sus días a los 95 años, en aquella casa, el lugar en donde se podía vivir dentro de un cuadro. Ella lo hizo, y los colores iluminaban la libertad.

Casa Rietveld-Schröder7

Casa Rietveld-Schröder8Truus Schröder

 

 

Introduce tu comentario

Por favor, introduce tu nombre

Debes introducir tu nombre

Por favor, introduce una dirección de e-mail válida

Debes introducir una dirección de e-mail

Por favor, introduce tu mensaje

MAV Mujeres en las Artes Visuales © 2017 Todos los derechos reservados


Diseñado por ITCHY para m-arte y cultura visual