CATACLISMO

LA ESPIGADORA. PREMIO JULIO GONZÁLEZ

figura-en-movimiento-1984-de-andreu-alfaro-en-el-hall-del-ivam

El 2 de noviembre de 2016 el IVAM otorgaba el Premio Julio González -póstumo- al escultor Andreu Alfaro. En homenaje al premiado, desde el 15 de julio se exhibe en el hall del museo su escultura Figura en movimiento (1984), donde permanecerá hasta finales de este año.

Por supuesto, nada que objetar. Andreu Alfaro (1929-2012) inició su actividad artística como dibujante y pintor en la segunda mitad de la década de los cincuenta y realizó sus primeras exposiciones individuales en 1957 y 1958. Relacionado con el Grupo Parpalló (1957) e influido por los constructivistas, como Constantin Brancusi o Antoine Pevsner, y por Jorge Oteiza. Sus obras, expuestas en la Bienal de Venecia del 1966 My Black Brother, lograron un eco internacional. El mismo año recibió el Premi d’Honor Jaume I y en 1981 el Premio Nacional de Artes Plásticas. En 1991 la diputación de Valencia le concedió el Premio Alfons Roig d’Arts Plàstiques. En los años 2001 y 2007 el IVAM le dedicó dos muestras individuales que repasaron su evolución artística. Por otra parte, Alfaro colaboró en la creación del IVAM y, además, fue el autor del diseño del logotipo del museo valenciano que cuenta entre sus fondos con una veintena de piezas del artista, quien además donó cerca de 50 obras de arte valenciano de los años 70.

Un premio más que merecido, que llega tarde y el artista debió disfrutar en vida. Y sin embargo, no podemos dejar de lamentar la secuencia “varonil” del Premio Julio González: en sus 14 ediciones anteriores, ha distinguido la trayectoria artística de Georg Baselitz, Cy Twombly, Eduardo Chillida, Anish Kapoor, Markus Lüpertz, Robert Rauschenberg, Anthony Caro, Pierre Soulages, Miquel Navarro, Frank Stella, Jasper Johns, Robert Morris, Bernar Venet, Cindy Sherman y Christian Boltanski.

Como tod@s sabemos, la otorgación de premios funciona, a veces, de manera aleatoria, y otras, por motivos ajenos a su finalidad. Pero su valor simbólico, en cambio, es importante y duradero: una pieza necesaria -aunque no suficiente- para la sedimentación del canon, que no cambiará como pilar del patriarcado, si las instituciones siguen sin poner atención a la necesidad de incluir criterios de género.

 

 

Introduce tu comentario

Por favor, introduce tu nombre

Debes introducir tu nombre

Por favor, introduce una dirección de e-mail válida

Debes introducir una dirección de e-mail

Por favor, introduce tu mensaje

MAV Mujeres en las Artes Visuales © 2017 Todos los derechos reservados


Diseñado por ITCHY para m-arte y cultura visual