CATACLISMO

ENTREVISTA A MARTA CÁRDENAS

ABRE LOS OJOS SALA KUBO

 

ENTREVISTA A MARTA CÁRDENAS
María José Aranzasti

Paisaje con Marta Cárdenas es un poema escrito por José Miguel Ullán (1944-2009) y Abre los ojos son los versos que dan título a esta exposición que se desarrolla en la Sala Kubo de Donostia. Supongo, Marta que es también un pequeño homenaje a este destacado poeta, codirector de la Revista de artes plásticas y Cuadernos Guadalimar, comisario de importantes exposiciones y que en 2012 La Casa Encendida realizó una retrospectiva de su obra gráfica.

José Miguel Ullán era un hombre con una gran sensibilidad para el arte y la cultura, además de pintor. Es un pequeño homenaje evidentemente a este gran poeta que me escribió ese poema: Abre los ojos / Y ve que el dulce sueño está pintado / Ardiendo en aguas muertas llamas vivas. Por otra parte, Luis de Pablo ha realizado en diversas ocasiones y a partir de sus poemas (Pocket Zarzuela, Relámpagos, Circe de España, Trío de doses) unas composiciones musicales para ser cantadas.

Marta Cardenas video

La exposición consta de varias partes fundamentales como describimos en la reseña actual en la revista www.m-arteyculturavisual.com. Pero es fundamental en tu trayectoria, la importancia de los cuadernos de artista, la manera de realizar los apuntes, la manera de cómo te nutres de ellos para luego llevarlos a tus obras en lienzo, buscando siempre la síntesis y la depuración. ¿Podrías describir el proceso que realizas para captar los paisajes al natural?

Siempre he pintado el paisaje y he practicado a diario la técnica del apunte. Para que funcione el sistema hay que impregnarse previamente del sitio, hacer una exploración detallada del lugar, de escribir anotaciones y referencias en el diario. Para realizar una obra, previamente tres o cuatro días antes, observaba detenidamente el motivo, me impregnaba del sitio, comprobaba la luz, preparaba el fondo del lienzo, para así recoger y recrear el ambiente del lugar y ya el día que iba a pintar, entonces con varias horas de antelación tenía las pinturas seleccionadas por colores, las que iba a utilizar, y realizaba la obra en un instante, muy rápidamente, quizás en media hora, o menos pero, eso sí, habiendo realizado ese trabajo previo citado y desarrollado con anterioridad.

¿Eso lo podríamos llamar depuración?

Para poder pintar deprisa, hay que agilizar la intuición, tener la mente muy abierta y saber sintetizar para poder captar todo en un instante.

cuaderno color

¿De cuántos diarios y cuadernos de artista estamos hablando, son todos de igual tamaño?

Tengo más de 300 cuadernos de diarios. En el Museo de Bellas Artes de Bilbao tengo depositados hasta el 2002, unos 40 cuadernos de artista. Del 2002 hasta la actualidad cuento con 107. Utilizo tres formatos diferentes, todos los hago yo. Siempre llevo los pequeños en el bolso y cuando viajo, siempre en la mochila con los materiales.

Me enseña el contenido de su mochila, que siempre va con ella. Me muestra uno de sus últimos cuadernos. Va explicando los motivos que van apareciendo. Extiende los umbrales de su sensibilidad a otras culturas y épocas.

Los cuadernos los hago yo, los grapo y utilizo un papel fino de lija de ferretero que aportan texturas al pintar el dibujo. Siempre llevo 2 clases de material para pintar: en una tarrina llevo unos 50 trocitos de lápices gruesos de Caran d´Ache que yo mismo parto y pinceles con carga de tinta negra. Esperando, por ejemplo, un día en el ambulatorio de la Seguridad Social me centré en un bordado de un bolso marroquí y en una oreja…

20160121_125845Tarrina con trozos de lápices cortados por la propia Marta, que no faltan nunca en la mochila o en el bolso

Estos –y me va enseñando los dibujos de los diarios–, uno a uno, son los distintos motivos recogidos en un paseo por el Paseo Nuevo de Donostia; un borrón fortuito se convierte en un atrayente símbolo plástico, desfilan por el cuaderno diferentes motivos tribales coloristas sacados de una tienda de alfombras y de origen mauritano.

Me enseña el dibujo de una tela que le ha gustado, las influencias que vienen también de la televisión como las siluetas de unas pinturas preincaicas, otras prehistóricas que ella va retomando. En los cuadernos, en los diarios se aprecian los desarrollos de formas que va recogiendo la artista.

Este dibujo por ejemplo es un friso que viene de una tela, le pongo esos colores vivos, al igual que a este pez tropical, lo reinvento con esos colores y los pongo en una tela india que he visto. Como ejercicio es genial. Reproduzco formas como las de esta lombriz de mar que van produciendo imágenes inesperadas y que se convierten en cosas o en personajes pintorescos. Igual que ese borrón que se ha producido por azar, al final se convierte en un ratón, o este otro dibujo en un gato. Parece que estás haciendo pintura abstracta y te sale figuración finalmente. Utilizo para mis dibujos cosas, objetos que veo en la televisión, que luego busco en internet y que investigo como las pinturas murales preincaicas, y así me alimento, extiendo los umbrales de mi sensibilidad y voy entendiendo otras culturas.

20160121_125755Un borrón casual se convierte en un ratón que es asediado por un ejército de pequeños congéneres

Me llamó la atención, desde el primer momento, al entrar en la sala de la entrada, la fuerza de las pinturas que se concentran en este lugar, pinturas de finales del 60 y sobre todo de la década de los 70. Todo está inmerso en una atmósfera de grises. Precisamente es esa parte que sí recoge la exposición de manera cronológica. Estas pinturas en las que afloran los grises responden también muy bien al espíritu del momento: de época oscura, sobria y austera pero con un punto común denominador: el antifranquismo palpable.

Era así la época: la gente vestía de marrón, de colores grises, sin colores. Pero por otra parte los artistas leían muchísimo, se oía mucha música sinfónica, se tenía enorme ilusión por la cultura. Había un ambiente general de antifranquismo, eso sí. En la transición había gente culta, muy preparada. Y si bien el hippismo trajo muchísima libertad, también la sexual, además de frescura, de espontaneidad, de imaginación, hizo entrar de manera muy comercial al rock, que finalmente se ha ido cargando ese movimiento cultural que tanto necesitábamos, de música de vanguardia, basada en los grandes creadores. El nivel de calidad de ahora ha bajado considerablemente. En aquel momento leíamos todos muchísimo, oíamos buena música a todas horas.

Marta Cárdenas, Percha, 1970

Como has viajado mucho, ¿dónde has sentido una cultura artística contemporánea actual viva e interesante, al margen del modelo impuesto americano?

Está claro que los Estados Unidos e Inglaterra han forjado una maniobra comercial muy poderosa, sobre todo con el rock y con el cine creando una influencia y unas imposiciones espantosas. En cambio, creo que en México por ejemplo, veo que está insertada una cultura poderosísima, de gran calado en muchos ámbitos como en la literatura y en el arte.

Esta exposición Abre los ojos qué te ha supuesto y qué es lo que tienes en mente ahora, es decir ¿cuál va a ser tu siguiente proyecto?

He trabajado mucho para esta exposición, con bastante stress, buscando materiales, información, reconversiones a pdf, a jpg, a petición de Alfonso, pero estoy encantada del resultado.

La verdad es que yo no trabajo con proyectos, sigo con mis cuadernos de artista y mis diarios. Esto me lleva a la pintura, a los cuadros. Viajo mucho menos que antes y voy tomando referencias de mi propio entorno, de lo que me rodea, de los libros del estudio, indago y me sumerjo en Sumeria, en la India, a través de una fascinante colección y sigo pintando…

Paisajes, apuntes diversos, sobre todo en movimiento, desnudos, retratos… configuran el amplio espectro artístico de tu larga trayectoria artística. Ahora, actualmente la síntesis, la pura abstracción, es quizás tu medio en el que mejor te desenvuelves.

He compaginado trabajos diferentes en momentos idénticos. He combinado los desnudos con el paisaje, he agilizado mi pintura al captar un todo en un instante. Luego las épocas van cambiando. Nos convertimos en otra persona, porque la vida nos va cambiando -y menos mal. Nos vamos adaptando a las nuevas circunstancias. Cuando vas teniendo años, es decir, con la edad se cambia. Te ocurre a ti misma y a las personas que conoces. La vida nos va cambiando tanto…

Marta Cárdenas, Pintura, 1981

Podemos seguir las novedades de Marta Cárdenas en su blog digital vitrina ignota.

 

 

Introduce tu comentario

Por favor, introduce tu nombre

Debes introducir tu nombre

Por favor, introduce una dirección de e-mail válida

Debes introducir una dirección de e-mail

Por favor, introduce tu mensaje

MAV Mujeres en las Artes Visuales © 2017 Todos los derechos reservados


Diseñado por ITCHY para m-arte y cultura visual